¡Bienvenido a Cuba! Wherever you are

¡Bienvenido a Cuba! Wherever you are

0

Yalemi Barceló

Podemos estar en cualquier parte del mundo,

pero siempre llevamos en la cabeza

el pedacito de tierra donde nacimos.

El cubano siempre te dice “yo soy cubano”.

Jorge Segrea Recio, Carnicero

Camilo Cienfuegos, Cuba

La exhibición ¡Cuba!, (nov. 2016-ago. 2017) en el American Museum of Natural History de Nueva York es una invitación a la Isla, tanto para quienes tienen estrechos lazos con ella como a los ajenos a su realidad. Pensada desde su gente, cultura, historia, su día a día, la muestra busca resumir un espectro variado de Cuba desde una dimensión mitológica.

Sin apartarse del tabaco, el almendrón o la santería, la exhibición explora zonas de la extraordinaria biodiversidad en el archipiélago. Una serie de espacios recrean ecosistemas como las cuevas, los bosques, los arrecifes de coral y los humedales, presentados desde la perspectiva de especialistas cubanos que estudian cada hábitat, sus especies y atipicidades. Las temáticas de la naturaleza cubana y la protección de sus áreas, entre ellas el parque Alejandro de Humboldt o la Ciénaga de Zapata, centran la exposición realizada de conjunto entre el Centro de Biodiversidad y Conservación del Museo de Nueva York y el Museo Nacional de Historia Natural de Cuba.

Una típica casa de cultivo de tabaco como las existentes en la provincia de Pinar del Río, al oeste de la capital cubana, es simulada en una de las salas expositivas. Las hojas de la planta fueron hechas de papel y confluyen con la caña de azúcar y el típico guarapo, que ofrece una vendedora desde un pintoresco mural. Las tradiciones religiosas poseen un lugar en la muestra: un altar, varias estatuillas de santos, ofrendas, explicaciones, la presencia de Oshún o la Virgen de la Caridad del Cobre, expresión de sincretismo, transculturación; todo en un válido intento por representar la complejidad de una nación, cuya religiosidad gana cada vez más adeptos.

El espacio para el arte contemporáneo de la Isla, tiene como eje una muestra de carteles cubanos realizados para el cine, el teatro, los festivales o conciertos, por los diseñadores cubanos Giselle Monzón, Edel Rodríguez (Mola), Nelson Ponce, Raúl Valdés (Raupa) y Michele Miyares, quien, además, realizó el cartel promocional de la exposición, ya familiar en las estaciones del subway de Nueva York, o incluso en las estaciones del tren de Nueva Jersey. Según la propia Miyares, le resultaba interesante explotar a la lagartija cubana como recurso gráfico, en particular, por la bolsa que brota de su cuello como pañuelo, para atraer la atención sobre sí, como metáfora de la Isla.

Se suma a la muestra una selección de veinte artistas representativos del arte cubano. El espectro se mueve desde Alicia Alonso, Roberto Fabelo, Manuel Mendive o Alfredo Sosabravo, hasta figuras más jóvenes como Glenda León, Abel Barroso o Los Carpinteros.

En el centro, el boulevard, una panorámica de la ciudad, de sus fachadas, de su arquitectura, incluido el clásico Chevrolet de los años cincuenta, conocido por los cubanos como “almendrón”. Todo parece detenernos en el tiempo, un pasado, que luego nos lanza contra la ciudad, sus bicitaxis, su bullicio (el sonido acompaña y caracteriza a cada uno de los espacios de la exposición), el agromercado, el dominó, el carnaval, el ron, lo cotidiano…

La Historia narrada desde un audiovisual proyectado al inicio del trayecto, es completada por las pequeñas historias de cubanos que viven en la Isla y otros en Nueva York. La visión desde ambos lados, desde diferentes generaciones, matizada por las voces particulares, refleja un común anhelo de acercar las culturas de ambas naciones.

Dos preguntas guiaron a los entrevistados y persisten durante el recorrido: ¿De qué manera ha influenciado la historia del país a los cubanos y a su forma de vivir? ¿De qué manera podrían su entorno y su sociedad ser diferentes dentro de veinte años? Ejercicio que cierra con los versos martianos:

Yo sueño con los ojos

Abiertos, y de día

Y noche siempre sueño.

Your email address will not be published. Required fields are marked *